¡Unid@s y organizad@s por sus derechos!

 

Por: Carlos Barrios, miembro de JI Nicaragua.

Conmemoramos hoy el Día Internacional de las Mujeres. Celebramos los logros obtenidos por cada mujer en cada parte del mundo y, en particular, en la  Nicaragua de tierra  y volcanes.

Las mujeres nicaragüenses enfrentan cada día riesgos y amenazas a su integridad y a sus vidas.  Cada semana hay mujeres asesinadas, violadas, maltratadas, abusadas y acosadas. Hay más niños y niñas huérfanas, y familias destruidas por la violencia causada por el odio y la cultura de dominación de las mujeres y sus vidas.

Mientras eso sucede, el régimen de Daniel Ortega ha cerrado las comisarías de la mujer y la niñez, mutiló la Ley 779 fomentando la injusticia y promoviendo la impunidad, oculta cifras de los crímenes contra las mujeres, llama “embarazos de adolescentes” a los causados por violaciones,  asfixió a los centros y albergues que auxiliaban a las mujeres, niños y niñas víctimas de violencia y ha perseguido implacablemente a las organizaciones de mujeres que actúan para prevenir y enfrentar la violencia y sus consecuencias.

Las mujeres nicaragüenses siguen  teniendo una situación laboral y productiva desventajosa por su condición de género. Salarios más bajos, menor cobertura de la seguridad social, menor acceso a financiamiento para producir, menor representación en las organizaciones sindicales y gremiales. Las mujeres están  expuestas y lanzadas a trabajos informales y precarios, a la migración hacia otros países, obligadas a abandonar a nuestras familias.

Cada día las mujeres nicaragüenses sufren por las carencias de los servicios de salud, por la falta de un acelerador lineal para tratar el cáncer que padecen miles de mujeres, por la falta de una educación laica que incluya el conocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de los y las nicaragüenses, por la falta de las medicinas adecuadas para nuestros problemas de salud y los de nuestras familias.

El orteguismo trata, a través de todo su aparato de propaganda, de ocultar y falsear nuestra situación, difundiendo una imagen paradisíaca a nivel internacional. Son activistas del movimiento de mujeres quienes obtienen datos e investigan, quienes difunden la información para la reflexión y la acción.  A ellas, nuestro reconocimiento.

La existencia de un régimen autoritario, dictatorial, que ejerce violencia contra los nicaragüenses, en múltiples formas, promueve la violencia contra las mujeres.

Necesitamos una sociedad democrática y solidaria, en que se respeten los derechos humanos y en la que se vaya desterrando las desigualdades y la violencia. Para lograrlo, debemos apuntarnos al cambio en Nicaragua, a impedir que una nueva dictadura dinástica se entronice en el país.  Para ello, debemos luchar unidas y unidos , por elecciones limpias, transparentes y competitivas, sin exclusión de ninguna especie y continuar luchando por la equidad,  contra la violencia hacia las mujeres y por el cese de todo tipo de discriminación.

Nuestro abrazo a todas las mujeres que desde sus organizaciones, movimientos, espacios y medios, promueven y defienden los Derechos Humanos de las mujeres. Nuestro reconocimiento a los medios de comunicación, iglesias y organizaciones sociales que levantan su voz para dar a conocer la situación de las mujeres nicaragüenses, sus éxitos y sus dificultades, a quienes promueven la equidad, la no discriminación y el cese de la violencia hacia las mujeres.
Convocamos a las integrantes de Jóvenes Iberoamericanos, mujeres de JI Nicaragua, a sumarse a las actividades organizadas en todo el país que se realizarán este 8 de marzo.  Este día mostraremos nuestro luto por los asesinatos cometidos contra mujeres.
¡Unid@s y organizad@s por la defensa de nuestros derechos!
Managua, 8 de marzo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *