La Constitución Argentina y la quinta enmienda a la constitución de EE.UU

Por: Gonzalo Nahuel Nerón (Argentina)

Muchas veces nos hemos encontrado viendo series norteamericanas, y en situaciones aparece la famosa “Quinta Enmienda” o bien, dicen “me escudo en la Quinta Enmienda”. Pero ahora, ¿Qué es? ¿Qué dice?

Podemos decir, que la Quinta Enmienda, fue una de las adiciones a la Constitución de los Estados Unidos, y que, como todas, introduce nuevas garantías. Pero cabe aclarar que esta no se inserta en el texto normativo de la Constitución, sino que se trata de una norma “adicional” que goza de la misma jerarquía que la Constitución. Dicho de forma breve, se trata de un adicional de la Constitución de los EE.UU. que introduce nuevos derechos.

Esta enmienda recita: “Nadie estará obligado a responder de un delito castigado con la pena capital o con otra infamante si un gran jurado no lo denuncia o acusa, a excepción de los casos que se presenten en las fuerzas de mar o tierra o en la milicia nacional cuando se encuentre en servicio efectivo en tiempo de guerra o peligro público; tampoco se pondrá a persona alguna dos veces en peligro de perder la vida o algún miembro con motivo del mismo delito; ni se le forzará a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal; ni se le privará de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni se ocupará su propiedad privada para uso público sin una justa indemnización.”

Consagra varias garantías de gran importancia, a saber:

  • La prohibición de la auto- incriminación:

No puede obligarse a ninguna persona acusada de cometer un delito a declarar contra sí misma. Esto se aplica no sólo a los juicios, sino también a los interrogatorios policiales. Por lo tanto, una persona que ha sido detenida por la policía puede negarse a responder cualquier pregunta relacionada con el delito del cual se le acusa. “Tiene derecho a guardar silencio”

  • El “Gran Jurado”

Es un grupo de personas que determinan si existen pruebas suficientes para acusar a un sospechoso. Durante un procedimiento del gran jurado, el fiscal presenta pruebas contra el sospechoso. Luego, el gran jurado decide formular la acusación o denegarla. En el primer caso, el sospechoso será acusado formalmente del delito. En el segundo, el sospecho no será acusado.

El requisito del gran jurado protege a un sospechoso de ser detenido sin pruebas suficientes. De todos modos hay que tener en cuenta que no rige este principio para todos los estados, de modo tal, que el procedimiento del gran jurado, solo se aplica a los delitos federales.

  • Excepción de Cosa Juzgada

Significa que una persona no puede ser juzgada o castigada dos veces por el mismo delito. Implica que un acusado no puede ser juzgado por un delito del cual ya ha sido absuelto; no puede ser juzgado por un delito por el cual ya ha sido condenado y no puede ser castigado más de una vez por el mismo delito.

Ahora bien, esta excepción se aplica a las acciones penales únicamente. Una persona puede ser juzgada penal y civilmente por un mismo delito

  • El Debido Proceso

La quinta enmienda establece que ninguna persona puede ser privada de la vida, la libertad o los bienes sin el debido proceso legal. Este  se basa en el concepto de equidad fundamental. Esto significa que se debe notificar a la persona de los cargos y procedimientos en su contra y ésta debe tener la debida oportunidad de responder a la acusación.

  • La Propiedad privada

Solamente se podrá ocupar la propiedad privada de una persona cuando haya motivos de una utilidad pública y se le dé la indemnización correspondiente, siguiendo un debido proceso

Ahora bien, sabemos que cada país se organiza mediante su Constitución Nacional, que la misma consagra la soberanía estatal, de modo tal, que el estado, no reconoce poder superior dentro de su territorio.

Sabemos que nuestra Constitución (Argentina) de 1853 es posterior a la de EE.UU., y que uno de las fuentes de nuestros constituyentes fue la carta magna estadounidense. Pero los argentinos ¿tenemos algo similar a la Quinta Enmienda? ¿Se nos reconocen esas garantías?

Por supuesto que sí. Nuestra Constitución nos protege ante las mismas situaciones, aunque tengan distinto sentido y alcance. Así como EE.UU. tiene la Quinta Enmienda, nosotros tenemos los artículos 17 y 18 de la Constitución Argentina. Veamos que dicen cada uno.

 El Artículo 17

“La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada…”

No cabe duda que nuestra CN protege la propiedad privada, y solo justifica la expropiación por causas de utilidad pública, pero para que ello proceda se necesita primero una ley que así la declara y segundo la indemnización correspondiente para quien sufrió la expropiación.

Como observamos, este primera parte del artículo 17, se relaciona con la última parte de la Quinta Enmienda.

El Artículo 18

“Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinará en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquélla exija, hará responsable al juez que la autorice.”

Si hay un artículo que consagra gran cantidad de principios, es el art 18. Podemos nombrar al principio de legalidad, la garantía de los jueces naturales, inviolabilidad de la defensa en juicio, el debido proceso, la abolición de la pena de muerte, etc.; pero enfocándonos en el paralelismo con la Constitución Norteamericana, debemos resaltar algunos de ellos:

  • Principio de Legalidad: Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso. Exige como principio de punibilidad, que se realice un juicio previo, en el cual se determine la culpabilidad de la personas y que la sentencia de dicho proceso se funde en una ley anterior, escrita y vigente al hecho juzgado. Estableciendo un paralelismo, podemos decir que se asimila a la primera parte de la Quinta Enmienda que recita que nadie estará obligado a responder de un delito castigado con la pena capital o con otra infamante si un gran jurado no lo denuncia o acusa. Como explicamos anteriormente, tiene distinto sentido y alcance, son interpretadas de distinta maneras, pero consagra el principio fundamental de que una persona para que sea castigada por un delito, previamente debe ser acusada y juzgada.
  • El Debido Proceso: a lo largo del art 18 de nuestra Carta Magna, encontramos todos aquellos elementos que consagran esta garantía. Para que una persona puede ser castigada por un delito, es necesario que se dicte una sentencia que así lo determine, y esta última debe ser el resultado de un debido proceso, donde se haya garantizado la defensa en juicio, donde el juez que atendió la causa sea el que fue designado previamente al hecho por las leyes de la república. En la “Fifht Amendment” esta garantía la encontramos cuando recita “…tampoco se pondrá a persona alguna dos veces en peligro de perder la vida o algún miembro con motivo del mismo delito; ni se le forzará a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal; ni se le privará de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal…”
  • La prohibición a la auto- incriminación: ambos textos son totalmente claros. La Constitución Argentina establece que nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo y la Quinta Enmienda Norteamericana dice que a ninguna persona se le forzará a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal.

Como observamos, hay muchas similitudes entre la Quinta Enmienda y los arts. 17 y 18 de la Constitución Nacional. Ambas normas tutelan derechos y garantías básicas, reconocidas en la mayoría de los ordenamientos jurídicos del mundo. Pueden ser aplicadas de distinta manera, pero lo que protegen, lo que aseguran al individuo, es lo mismo. Ambas tienen como inspiración la justicia y buscan resguardar al hombre ante el estado.

Bibliografía Consultada:

  • Constitución de la República Argentina
  • Fifht Amendment – U.S Constitution

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *