El mundo cospira a favor de los soñadores

Por: Lady Lemus/ Colombia

Colaboré con un centro de proyección social en mi ciudad, es un barrio muy vulnerable y lo principal era por medio de actividades de liderazgo, hacer crecer los niños de edades entre 7-12 años, cuando llegue a trabajar con ellos, lo primero que hicieron fue “amenazarme a plomo”, a medida del tiempo me enfoque en ellos, les pedí que de regalo de navidad, aprendieran a leer y escribir sus nombres, y no dijeran tantas groserías, (no pensé que lo hicieran) cuando fui a darles regalos el 23 de Diciembre, ellos tenían locos a los demás voluntarios, tan pronto llegue corrieron a abrazarme y me mostraron como escribían sus nombres, sabían leerlos, y se abrazaban entre ellos en lugar de golpes para demostrarme cariño.

Para ir a esa zona tuvimos que ir acompañados de policía, pero jamás vi peligro con niños tan inocentes y con una vida distinta a la nuestra. He tenido muchas participaciones de voluntariado pero esta me marco más que cualquier otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *