Crisis Venezolana

Por: Juan Pablo Bonilla-Silva, Consejo Ejecutivo, Jóvenes Iberoamericanos.

“Cualquier alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático en un Estado del Hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación del gobierno de dicho Estado en el proceso de Cumbres de las Américas” -. CARTA DEMOCRÁTICA INTERAMERICANA

Inicio la presente columna, citando una fracción del texto aprobado por la Asamblea General de la OEA en Lima, Perú en el año 2001 de la Carta Democrática Interamericana, en donde se enmarca claramente que cualquier alteración a la Democracia de un Estado miembro de la organización del continente americano, repercutirá en la suspensión de sus derechos y participación, no solo en la Cumbre de las Américas, sino también en las distintas actividades que se realizan como organismo internacional.

Por lo que como miembro del Consejo Ejecutivo de la Red Internacional de Jóvenes Iberoamericanos se hace un llamado al gobierno venezolano a continuar en los diálogos en busca de la instauración democrática, la paz y la justicia social; por medio de elecciones libres y poder garantizar a la población el desarrollo sostenible, superando así, la crisis no desconocida que vive el pueblo venezolano, respecto a la escasez de alimentos e insumos básicos, así como también poniendo en duda la garantía de los Derechos Humanos de su ciudadanía.

Resaltando también, la actitud ofensiva del gobierno venezolano por medio de su Canciller, Delcy Rodríguez en la pasada sesión extraordinaria del lunes 27 de marzo del presente año, en donde se valió de ataques contra la Secretaría General y a los Estados que convocaran a la sesión extraordinaria del Consejo Permanente, programada para hoy 28 de marzo, en donde se tratará la situación venezolana en el marco de la Carta de la OEA y de la Carta Democrática Interamericana, la cual fue invocada por el SG Luis Almagro el pasado mayo.

Por lo que se insta al Comité Permanente de la Organización de Estados Americanos, ante la convocatoria a una reunión extraordinaria para tratar la situación venezolana mencionada anteriormente, a tomar medidas que promuevan la Democracia representativa, la paz y la seguridad del continente, como lo recitan los principios de la organización en su carta de fundación, llevando consigo aliento y desarrollo a la ciudadanía venezolana.

Desde las organizaciones regionales juveniles, estamos siempre alerta al mantenimiento de la Democracia y la garantía de los Derechos Humanos de nuestros pueblos y principalmente de las juventudes; quienes estamos en el proceso de formación tanto académica como de un criterio para generar proyectos en beneficio del desarrollo sostenible de nuestros países y por consiguiente de la región.

Culmino la presente columna citando las palabras de Mahatma Gandhi: “Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia”, es por ello que la paz y la democracia debe prevalecer en nuestra América.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *