Colombia: La reconfiguración de las fuerzas políticas

En la segunda vuelta presidencial, el próximo 17 de junio, la decisión de quienes votaron por candidatos diferentes a Duque y Petro será definitiva para determinar el futuro de Colombia.

Gustavo Petro (Izq) de Colombia Humana e Iván Duque (Der) del Centro Democrático, disputarán la presidencia de Colombia en la segunda vuelta de las elecciones.

Algo quedó claro en las elecciones del 27 de mayo: el uribismo ya no es la principal fuerza política de Colombia. Aunque divididos, los ciudadanos que votaron por candidatos diferentes a Iván Duque fueron clara mayoría, demostrando que los colombianos quieren un cambio en la forma de gobernar, las visiones de país y las acciones de los últimos 20 años.

Por tal razón, vale la pena analizar qué sucedería con los votos de Sergio Fajardo (4’589.696), Germán Vargas Lleras (1’407.840), e incluso Humberto De la Calle (399.180). Las posibles alianzas o adhesiones de quienes no pasaron a la segunda vuelta, pero más que eso, la decisión de las personas que votaron por ellos, determinará quién será el nuevo presidente de Colombia.

Entre Petro y Duque:

Luego de agradecer a sus votantes, Humberto De la Calle anunció que se retira de la actividad electoral, descartando en principio la posibilidad de adherir a alguno de los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta, pero advirtiendo que buena parte de lo que está en juego en esta elección, es el futuro del frágil Acuerdo de paz con las FARC. De la Calle hizo un llamado tanto a Duque como a Petro, para que cualquiera que sea elegido proteja lo que queda del acuerdo y asegure su implementación, para evitar que reviva la guerra.

Independientemente de lo que decida el Partido Liberal, e incluso él mismo (que posiblemente no apoye a ningún candidato), los electores de De la Calle tienen un propósito fundamental: preservar el Acuerdo de paz, que hoy no sólo está bastante debilitado, sino que se ve amenazado de ser destruido completamente. Sólo por eso, ellos no votarán por Iván Duque, pero sí podrían hacerlo por Gustavo Petro, quien a diferencia de Duque respetará el acuerdo tal como se firmó, y no lo modificará.

Por su parte, Sergio Fajardo, cuya votación estuvo cerca de igualar la de Petro, aseguró que no volverá a ser candidato presidencial, ni a ningún otro cargo de elección popular. Fajardo no habló sobre alianzas o adhesiones a Iván Duque o Gustavo Petro, pero también dijo que apoyaría a quienes continúen con sus ideas y proyectos.

Sin embargo, lo más probable es que Fajardo se incline por el voto en blanco, tal como hizo su aliado en la campaña presidencial, el Senador Jorge Robledo, en el 2014, cuando junto a su movimiento político, el MOIR (parte del Polo Democrático), prefirió apoyar el voto en blanco y llamar a sus seguidores a hacer lo mismo, en lugar de votar por Juan Manuel Santos u Óscar Iván Zuluaga, aún cuando estaba en juego la continuidad del proceso de paz.

No obstante, salvo los militantes del MOIR (que seguramente votarán en blanco por instrucción de Robledo) y un sector de los votantes de Fajardo que nunca votarían por Petro, pero sí por Duque; es seguro que los demás votantes de Fajardo (entre independientes, militantes de la Alianza Verde y del Polo Democrático) no votarán por Duque por ser el heredero de Álvaro Uribe y representar todo lo que hoy la mayoría de colombianos rechaza: la corrupción, la violencia, el autoritarismo y la oposición al Acuerdo de paz. Esas personas podrían a apoyar a Gustavo Petro, dada la afinidad que tienen con varios de sus planteamientos y ser lo contrario de lo que representa Duque.

Finalmente, aunque Germán Vargas Lleras manifestó que su decisión de cara a la segunda vuelta sería anunciada en los próximos días, un día después de las elecciones sostuvo una reunión con los miembros de su partido Cambio Radical, a quienes puso a disposición el programa de gobierno que presentó a los colombianos, con el fin de que sea desarrollado por los congresistas de esta colectividad en el próximo periodo legislativo.

Sin manifestarlo directamente, Cambio Radical dejó abierta la posibilidad de apoyar a Iván Duque en la segunda vuelta, en caso de que, si es elegido presidente, su gobierno apoye las reformas y los proyectos de ley que presentarán los congresistas de Cambio Radical, en desarrollo del programa de gobierno de Germán Vargas Lleras.

Es posible que, por orgullo y ego, Vargas Lleras no apoye o se adhiera directamente a Duque en la segunda vuelta. Si su partido pacta el apoyo a Duque, a cambio de acompañar el desarrollo de su programa de gobierno mediante reformas y proyectos de ley, él podría dedicarse a mantener el dominio de las estructuras del poder local y regional, mediante las denominadas ‘maquinarias’.

En cuanto a los votantes de Vargas Lleras, lo más probable es que la mayoría sigan el rumbo que tome Cambio Radical, aunque un sector muy pequeño de ese partido podría considerar votar por Gustavo Petro para evitar que el presidente sea Iván Duque y el uribismo regrese al poder.

Con este escenario, los colombianos votarán nuevamente para elegir a su nuevo presidente y decidir el futuro de su país.

Samuel Augusto Gallego Suárez (@GallegoSamuel), Miembro de JI en Colombia.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *